En este artículo-tutorial te contamos todo sobre los beneficios de un NAS, cómo seleccionar el hardware adecuado y configurarlo de forma segura.

¿Cómo configurar un servidor NAS?

17/06/2024

¿Estás buscando una solución eficiente y segura para almacenar y gestionar grandes cantidades de datos? Descubre cómo configurar un servidor NAS (Network Attached Storage). En este artículo te contamos todo sobre los beneficios de un NAS, cómo seleccionar el hardware adecuado, realizar la configuración básica y avanzada, y establecer medidas de seguridad y copias de seguridad.

Introducción

En la era digital, la necesidad de almacenar y gestionar grandes cantidades de datos de manera eficiente y segura es fundamental tanto para individuos como para empresas.

En este sentido, una solución cada vez más popular es el uso de servidores NAS (Network Attached Storage).

A continuación, comentaremos los pasos necesarios para **configurar un servidor NAS**, asegurando que puedas aprovechar al máximo esta potente herramienta de almacenamiento.

Qué es un servidor NAS

Un servidor NAS es un dispositivo de almacenamiento conectado a una red que permite a múltiples usuarios y dispositivos acceder a los datos almacenados en él de manera simultánea.

A diferencia de los discos duros externos que se conectan directamente a un ordenador, los servidores NAS se conectan a una red, proporcionando un almacenamiento centralizado accesible desde cualquier lugar con conexión a Internet.

Beneficios de utilizar un servidor NAS

Ahora bien, ¿qué ventajas tiene el uso de este sistema de almacenamiento?

  • Acceso remoto: Puedes acceder a tus archivos desde cualquier lugar del mundo.

  • Copia de seguridad automática: Protege tus datos con copias de seguridad regulares y automáticas.

  • Capacidad de expansión: Añade más discos duros fácilmente para ampliar la capacidad de almacenamiento.

  • Distribución de archivos: Comparte archivos de manera segura y eficiente entre múltiples usuarios y dispositivos.

  • Coste eficiente: En comparación con los servicios de almacenamiento en la nube, un NAS puede ser más económico a largo plazo.

Selección del hardware apropiado

Antes de configurar un NAS, es necesario tener en cuenta que elegir el hardware correcto es fundamental para asegurar que tu servidor funcione de manera eficiente y cumpla con tus necesidades de almacenamiento.

Por ello, en los siguientes párrafos te ayudamos a entender los factores clave que debes considerar y te recomendaremos algunos discos duros que son ideales para servidores NAS.

Factores a considerar

Al seleccionar el hardware para configurar un NAS, hay varios factores importantes que debes tener en cuenta.

  • Capacidad de almacenamiento: Determina cuántos datos necesitas almacenar actualmente y cuánto planeas expandir en el futuro. La capacidad de almacenamiento del NAS debe poder crecer junto con tus necesidades.

  • Número de bahías: Las bahías son los espacios dentro del NAS donde se insertan los discos duros. Un NAS con más bahías te permite agregar más discos y, por lo tanto, aumentar la capacidad de almacenamiento con el tiempo. Los modelos comunes incluyen 2, 4, 6 u 8 bahías.

  • Tipo de procesador y RAM: El rendimiento del NAS depende en gran medida del procesador y la cantidad de RAM. Para tareas básicas como el almacenamiento y la copia de seguridad de archivos, un procesador menos potente puede ser suficiente. Sin embargo, para aplicaciones más exigentes como la transmisión de medios 4K o la virtualización, necesitarás un procesador más potente y más RAM.

  • Compatibilidad de discos duros: No todos los discos duros son adecuados para un NAS. Es importante seleccionar discos que estén diseñados específicamente para su uso en un entorno NAS, ya que estos están optimizados para funcionar 24/7 y soportar cargas de trabajo más intensivas.

  • Soporte RAID: Asegúrate de que el NAS soporte la configuración RAID que planeas utilizar. RAID proporciona redundancia de datos y puede proteger tus archivos en caso de fallo de un disco duro.

  • Conectividad: Verifica las opciones de conectividad del NAS, como puertos Ethernet, USB y eSATA. Una conexión rápida y estable es crucial para el rendimiento del NAS, especialmente si planeas transmitir medios o realizar grandes transferencias de archivos.

Discos duros recomendados

Por otro lado, la elección de los discos duros es fundamental para la fiabilidad y el rendimiento de tu servidor NAS.

Aquí tienes algunas recomendaciones de discos duros que son ideales para configurar un NAS.

  • Western Digital Red: Los discos WD Red están diseñados específicamente para servidores NAS y son conocidos por su fiabilidad y rendimiento. Están optimizados para funcionar en un entorno 24/7 y soportan configuraciones RAID.

  • Seagate IronWolf: Los discos Seagate IronWolf son otra excelente opción para NAS. Están diseñados para manejar cargas de trabajo intensivas y tienen características de gestión avanzada que mejoran el rendimiento y la fiabilidad.

  • Toshiba N300: Los discos Toshiba N300 están diseñados para NAS y ofrecen alta capacidad y rendimiento. Están construidos para funcionar de manera continua y soportan configuraciones RAID.

  • HGST Deskstar NAS: Los discos HGST Deskstar NAS son conocidos por su durabilidad y rendimiento en entornos NAS. Están diseñados para funcionar 24/7 y ofrecen un equilibrio entre capacidad y velocidad.

Preparativos para la configuración

Antes de empezar a configurar tu servidor NAS, es fundamental realizar algunos preparativos para asegurarte de que todo el proceso se realice sin problemas.

¿Estás listo para iniciar con los preparativos? Presta atención a esta breve guía y sigue los pasos indicados.

Conexión física del NAS

El primer paso en la configuración de tu servidor NAS es asegurarte de que está correctamente conectado a tu red y a la fuente de alimentación. Para ello, lo ideal es centrarte en:

  • Ubicación del NAS: Coloca tu NAS en un lugar seguro y estable, preferiblemente cerca de tu router para una mejor conectividad. Asegúrate de que el área esté bien ventilada para evitar el sobrecalentamiento del dispositivo.

  • Inserción de los discos duros: Si aún no has instalado los discos duros, sigue las instrucciones del fabricante para insertar los discos en las bahías correspondientes. Asegúrate de que cada disco esté firmemente conectado.

  • Conexión a la red: Usa un cable Ethernet para conectar tu NAS directamente a un puerto LAN en tu router. Esto asegura una conexión de red rápida y estable, esencial para el rendimiento del NAS.

  • Conexión a la fuente de alimentación: Conecta el adaptador de corriente del NAS a una toma de corriente y luego al puerto de alimentación del NAS. Asegúrate de usar el adaptador de corriente proporcionado por el fabricante para evitar problemas de compatibilidad.

  • Encendido del NAS: Enciende el NAS presionando el botón de encendido. La mayoría de los dispositivos NAS tienen indicadores LED que te mostrarán si el NAS está encendido y conectado correctamente a la red. 

Acceso a la interfaz de configuración inicial

Una vez que el NAS esté físicamente conectado y encendido, el siguiente paso es acceder a la interfaz de configuración inicial. Esto te permitirá configurar y personalizar tu NAS según tus necesidades. Para ello:

1. Obtener la dirección IP del NAS: Después de conectar el NAS a tu red, necesitarás conocer su dirección IP. Puedes encontrar esta información de varias maneras.

  • Aplicación del fabricante: Muchos fabricantes de NAS ofrecen aplicaciones que detectan automáticamente el dispositivo en tu red.

  • Router: Accede a la interfaz de tu router para ver la lista de dispositivos conectados y localizar la dirección IP asignada al NAS.

  • Utilidades de red: Usa herramientas de escaneo de red como `Advanced IP Scanner` para encontrar la dirección IP del NAS.

2. Acceder a la interfaz web: Abre un navegador web en un ordenador conectado a la misma red que el NAS. Ingresa la dirección IP del NAS en la barra de direcciones del navegador y presiona Enter. Esto te llevará a la página de inicio de sesión de la interfaz de administración del NAS.

3. Inicio de sesión inicial: La primera vez que accedas a la interfaz de configuración, se te pedirá que ingreses un nombre de usuario y una contraseña. Estos valores predeterminados suelen estar indicados en la documentación del NAS o en una etiqueta adherida al dispositivo. Generalmente, el nombre de usuario es "admin" y la contraseña también es "admin" o se deja en blanco.

4. Asistente de configuración: Una vez que inicies sesión, la mayoría de los NAS te guiarán a través de un asistente de configuración inicial. Este asistente te ayudará a.

  • Establecer una contraseña de administrador: Cambia la contraseña predeterminada por una contraseña segura y única.

  • Configurar la red: Asegura que la configuración de red, como la IP estática o dinámica, esté correctamente establecida.

  • Configurar el RAID: Selecciona y configura la configuración RAID que prefieras para tus discos duros.

  • Actualizar el firmware: Verifica si hay actualizaciones de firmware disponibles e instálalas para asegurar que tu NAS tenga las últimas mejoras y correcciones de seguridad.

5. Finalizar la configuración inicial: Una vez completado el asistente, el NAS estará listo para su uso básico. Desde aquí, puedes empezar a personalizar y optimizar aún más la configuración según tus necesidades específicas.

Configuración básica del NAS

Tras completar los preparativos y tener acceso a la interfaz de configuración inicial, es hora de configurar un NAS de forma básica.

A continuación explicaremos cómo hacerlo a través del acceso a la interfaz web, los ajustes de red básicos y la creación y gestión de usuarios.

Acceso a la interfaz web de configuración

Para administrar y personalizar tu NAS, utilizarás la interfaz web de configuración proporcionada por el fabricante. Aquí te mostramos cómo acceder y navegar por esta interfaz.

  • Abrir un navegador web: En un ordenador conectado a la misma red que el NAS, abre tu navegador web preferido (Chrome, Firefox, Edge, Safari, etc.).

  • Ingresar la dirección IP del NAS: En la barra de direcciones del navegador, ingresa la dirección IP del NAS y presiona Enter. Esto te llevará a la página de inicio de sesión de la interfaz de administración.

  • Iniciar sesión: Usa las credenciales de administrador que configuraste durante la instalación inicial (o las predeterminadas si no las has cambiado aún) para iniciar sesión en la interfaz web.

  • Explorar la interfaz: Una vez dentro, tómate un momento para familiarizarte con el panel de control. La mayoría de las interfaces de administración de NAS están organizadas de manera intuitiva, con menús claros para acceder a las diferentes configuraciones y herramientas.

Ajustes de red básicos

A la hora de configurar un servidor NAS, la red es esencial para asegurar una conectividad fiable y un rendimiento óptimo. Sigue estos pasos:

1. Acceder a la configuración de red: En la interfaz web, busca la sección de configuración de red, que generalmente se encuentra en el menú de configuración del sistema.

2. Configuración de IP: Decide si deseas asignar una dirección IP estática o dinámica (DHCP) a tu NAS. Para mayor estabilidad, se recomienda una IP estática.

  • IP estática: Asigna manualmente una dirección IP que no cambie. Esto es útil para evitar conflictos de red y asegurar que siempre puedas acceder al NAS en la misma dirección.

  • DHCP: Permite que el router asigne automáticamente una dirección IP al NAS. Esto es más fácil, pero puede resultar en cambios de IP que dificulten el acceso.

3. Configuración de DNS: Configura los servidores DNS para resolver nombres de dominio. Puedes usar los valores predeterminados de tu ISP o configurar servidores DNS públicos como los de Google (8.8.8.8 y 8.8.+4) para mayor rapidez.

4. Configuración de la puerta de enlace: Asegúrate de que la puerta de enlace predeterminada (generalmente la dirección IP de tu router) esté correctamente configurada para permitir que el NAS acceda a Internet y otros recursos de la red.

5. Configuración de MTU: Ajusta el tamaño de la unidad de transmisión máxima (MTU) si es necesario. La configuración predeterminada suele ser adecuada para la mayoría de las redes, pero en algunas configuraciones avanzadas puede ser necesario optimizar este valor. 

Creación y gestión de usuarios

Para asegurar que solo las personas autorizadas puedan acceder a los datos almacenados en tu NAS, es importante configurar usuarios y permisos. Es muy sencillo:

1. Acceder a la gestión de usuarios: En la interfaz web, busca la sección de gestión de usuarios, que generalmente se encuentra en el menú de administración o configuración.

2. Crear un nuevo usuario:

  • Haz clic en la opción para agregar un nuevo usuario.

  • Ingresa un nombre de usuario y establece una contraseña segura.

  • Opcionalmente, puedes agregar información adicional como nombre completo y correo electrónico.

3. Asignar permisos: Define qué carpetas y archivos puede acceder el nuevo usuario.

  • Permisos de lectura: Permite al usuario ver y descargar archivos.

  • Permisos de escritura: Permite al usuario crear, modificar y eliminar archivos.

  • Permisos de administrador: Otorga control total sobre el NAS, incluida la configuración y gestión de otros usuarios.

4. Crear grupos de usuarios: Para simplificar la gestión de permisos, puedes crear grupos de usuarios con permisos específicos y luego asignar usuarios a estos grupos. Esto es especialmente útil en entornos con muchos usuarios.

5. Configurar cuotas de almacenamiento: Para evitar que un solo usuario consuma todo el espacio disponible, puedes establecer límites de almacenamiento individuales o por grupo.

6. Configurar acceso remoto: Si deseas que los usuarios puedan acceder al NAS desde fuera de la red local, asegúrate de configurar correctamente el acceso remoto y proporcionar a los usuarios las instrucciones necesarias para conectarse. 

Configuración avanzada del almacenamiento 

Una vez que termines de configurar un NAS de forma básica, es el momento de profundizar en la configuración avanzada del almacenamiento.

Esto incluye la creación de volúmenes, la configuración de RAID y la gestión de carpetas compartidas y permisos. Estas configuraciones avanzadas te permitirán optimizar el rendimiento y la seguridad de tus datos.

Creación de volúmenes y almacenamiento 

La creación de volúmenes en tu NAS es crucial para organizar y gestionar tu almacenamiento de manera eficiente. Los volúmenes son particiones virtuales en los discos duros físicos que permiten una mejor organización y administración de los datos.

Los pasos a seguir son:

1. Acceder a la administración de almacenamiento: En la interfaz web del NAS, navega a la sección de administración de almacenamiento. Aquí encontrarás opciones para gestionar discos, volúmenes y grupos de almacenamiento.

2. Crear un nuevo volumen:

  • Selecciona la opción para crear un nuevo volumen.

  • Elige los discos duros que deseas incluir en este volumen.

  • Asigna un nombre al volumen para identificarlo fácilmente.

  • Define el tamaño del volumen. Puedes optar por utilizar todo el espacio disponible o especificar un tamaño particular.

3. Configurar el sistema de archivos: Elige el sistema de archivos que deseas utilizar para el volumen. Los sistemas de archivos comunes para NAS incluyen EXT4, Btrfs y ZFS, cada uno con sus ventajas en términos de rendimiento y características.

4. Finalizar la creación del volumen: Revisa la configuración y confirma la creación del volumen. El proceso puede tardar unos minutos dependiendo del tamaño y la cantidad de discos seleccionados.

Configuración de RAID

Además de lo anterior, para entender cómo configurar un NAS, es necesario prestar atención a este elemento.

Configurar RAID en tu NAS es esencial para garantizar la redundancia y el rendimiento del almacenamiento. RAID (Redundant Array of Independent Disks) combina múltiples discos duros para mejorar la seguridad de los datos y la velocidad de acceso.

Te dejamos un breve resumen para hacerlo:

1. Acceder a la configuración de RAID: Dentro de la sección de administración de almacenamiento, busca las opciones de configuración RAID.

2. Seleccionar el tipo de RAID:

  • RAID 0: Combina varios discos para aumentar la velocidad, pero no ofrece redundancia.

  • RAID 1: Espeja los datos en dos o más discos, proporcionando redundancia completa.

  • RAID 5: Distribuye los datos y la paridad entre tres o más discos, ofreciendo un equilibrio entre rendimiento y seguridad.

  • RAID 6: Similar a RAID 5, pero con paridad adicional para mayor seguridad, requiere al menos cuatro discos.

  • RAID 10: Combina RAID 0 y RAID 1, ofreciendo alta velocidad y redundancia, requiere al menos cuatro discos.

3. Configurar el RAID:

  • Selecciona los discos que deseas incluir en la configuración RAID.

  • Define el tipo de RAID y cualquier ajuste adicional (como el tamaño de bloque).

  • Revisa y confirma la configuración.

4. Finalizar la configuración de RAID: El sistema puede tardar un tiempo en iniciar y sincronizar los discos según la configuración RAID seleccionada.

Distribución de carpetas y permisos

Una vez que tus volúmenes y RAID estén configurados, es importante crear carpetas compartidas y definir los permisos de acceso. Esto asegura que los datos sean accesibles y seguros según tus necesidades.

Veamos el proceso:

1. Crear carpetas compartidas:

  • En la interfaz web del NAS, navega a la sección de gestión de archivos o carpetas compartidas.

  • Selecciona la opción para crear una nueva carpeta compartida.

  • Asigna un nombre a la carpeta y selecciona el volumen en el que se almacenará.

2. Configurar permisos de acceso:

  • Define quién puede acceder a la carpeta compartida. Puedes establecer permisos a nivel de usuario o grupo.

  • Asigna permisos de lectura, escritura o administración según las necesidades de cada usuario o grupo.

  • Establece cuotas de almacenamiento si es necesario, para evitar que una sola carpeta consuma demasiado espacio.

3. Configuraciones adicionales de compartición:

  • Habilita o deshabilita el acceso a través de diferentes protocolos como SMB/CIFS, NFS, FTP, o WebDAV según tus necesidades.

  • Configura opciones avanzadas como la compresión de datos, la deduplicación o la encriptación para mayor seguridad y eficiencia.

4. Revisar y aplicar configuraciones: Asegúrate de revisar todas las configuraciones antes de aplicar los cambios para garantizar que todo esté configurado correctamente según tus necesidades.

Con esto, ya queda explicado cómo configurar un NAS. Solo queda saber qué medidas de seguridad es necesario tomar.

Seguridad y copias de seguridad

Asegurar los datos almacenados en tu servidor NAS y realizar copias de seguridad regulares son pasos esenciales para proteger tu información contra pérdidas, robos y desastres.

Es por ello, que ha llegado el momento de prestar atención a la configuración de copias de seguridad y las medidas de seguridad que debes implementar para mantener tus datos seguros.

Configuración de copias de seguridad

Las copias de seguridad regulares garantizan que puedas recuperar tus datos en caso de fallo del hardware, error humano o ataques malintencionados.

¿Listo para configurarlas?

1. Determinar la estrategia de copia de seguridad:

  • Copias de seguridad completas: Se trata de una copia completa de todos los datos. Es fácil de restaurar, pero consume más espacio y tiempo.

  • Copias de seguridad incrementales: Solo copia los cambios desde la última copia de seguridad completa o incremental. Ahorra espacio y tiempo, pero la restauración puede ser más compleja.

  • Copias de seguridad diferenciales: Copia todos los cambios desde la última copia de seguridad completa. Más rápida que una copia completa, pero más grande que una incremental.

2. Configurar la ubicación de la copia de seguridad:

  • Copias locales: Guarda las copias de seguridad en el mismo NAS o en otro dispositivo de almacenamiento conectado a la red.

  • Copias externas: Usa dispositivos externos como discos duros USB.

  • Copias en la nube: Usa servicios de almacenamiento en la nube para guardar copias de seguridad de tus datos.

3. Usar herramientas de copia de seguridad integradas:

La mayoría de los NAS vienen con software de copia de seguridad incorporado que facilita la configuración y gestión de las copias de seguridad. Accede a la sección de copias de seguridad en la interfaz web del NAS.

  • Crear una tarea de copia de seguridad: Define qué datos se copiarán, cuándo se realizará la copia y dónde se almacenará.

  • Programar copias de seguridad automáticas: Configura horarios regulares para las copias de seguridad, como diariamente, semanalmente o mensualmente.

4. Verificar las copias de seguridad:

Verifica regularmente que las copias de seguridad se estén realizando correctamente y que los datos se puedan restaurar sin problemas.

Medidas de seguridad

Tras la configuración de NAS, implementar medidas de seguridad es crucial para proteger tus datos contra accesos no autorizados y ciberataques.

Algunas de las medidas de seguridad más importantes son:

1. Configuración de firewall y filtrado de IP:

  • Habilitar el firewall: Protege tu NAS de accesos no autorizados configurando el firewall integrado. Define reglas para permitir solo el tráfico necesario y bloquear el resto.

  • Filtrado de IP: Configura listas blancas y listas negras de direcciones IP para controlar quién puede acceder a tu NAS.

2. Autenticación de dos factores (2FA):

Habilita 2FA para las cuentas de administrador y usuarios. Esto añade una capa adicional de seguridad, requiriendo un segundo método de autenticación además de la contraseña.

3. Cifrado de datos:

  • Cifrado en reposo: Protege los datos almacenados en los discos del NAS utilizando cifrado. Esto asegura que los datos estén seguros incluso si los discos son extraídos físicamente.

  • Cifrado en tránsito: Usa HTTPS, FTPS y otras conexiones seguras para proteger los datos que se transfieren hacia y desde el NAS.

4. Gestión de cuentas y permisos:

  • Contraseñas fuertes: Asegúrate de que todas las cuentas usen contraseñas complejas y seguras.

  • Permisos mínimos necesarios: Asigna solo los permisos necesarios a cada usuario para minimizar el riesgo de acceso no autorizado a datos sensibles.

5. Actualizaciones regulares de firmware:

Mantén el firmware del NAS actualizado para protegerlo contra vulnerabilidades conocidas. Configura las actualizaciones automáticas si es posible.

6. Monitoreo y alertas:

  • Configura el sistema de monitoreo del NAS para recibir alertas en tiempo real sobre intentos de acceso no autorizados, fallos de hardware y otros eventos críticos.

  • Revisa regularmente los registros de actividad para detectar comportamientos sospechosos.

7. Antivirus y antimalware:

Instala y configura software antivirus y antimalware en tu NAS para escanear y proteger contra amenazas de software malicioso.

Configuración del acceso remoto

Una de las ventajas más significativas de un servidor NAS es la capacidad de acceder a tus datos de forma remota. Esto te permite trabajar desde cualquier lugar y compartir archivos con facilidad.

Sin embargo, configurar el acceso remoto de manera segura es crucial para proteger tus datos.

Acceso remoto seguro

Como decíamos, configurar el acceso remoto de manera segura es esencial para proteger tu servidor contra accesos no autorizados y ciberataques. Pero, ¿cómo se lleva a cabo esta configuración de NAS?

1. Habilitar HTTPS:

  • Accede a la interfaz web del NAS y busca la configuración de red.

  • Habilita HTTPS para asegurar que todas las conexiones a la interfaz web están encriptadas. Esto protege los datos transmitidos entre tu dispositivo y el NAS.

2. Configurar un servicio DDNS:

  • Utiliza un servicio de DNS dinámico (DDNS) para asignar un nombre de dominio fácil de recordar a tu dirección IP pública. Esto es útil si tu ISP cambia tu IP pública con frecuencia.

  • Configura el DDNS en la interfaz web del NAS, proporcionando tus credenciales de DDNS y el nombre de dominio que deseas utilizar.

3. Establecer VPN:

  • Configura un servidor VPN en tu NAS para crear una conexión segura y encriptada desde dispositivos remotos a tu red local.

  • Accede a la sección de VPN en la interfaz de configuración y sigue las instrucciones para configurar el servidor VPN.

  • Configura los dispositivos remotos para conectarse al servidor VPN antes de acceder al NAS.

4. Configurar el reenvío de puertos:

  • Accede a la configuración de tu router y configura el reenvío de puertos para redirigir el tráfico de puertos específicos a tu NAS.

  • Utiliza puertos no estándar para mayor seguridad y cambia los puertos predeterminados si es posible.

5. Utilizar autenticación de dos factores (2FA):

Habilita la autenticación de dos factores para las cuentas de usuario que accederán remotamente al NAS. Esto añade una capa adicional de seguridad al requerir un segundo método de autenticación.

6. Limitar el acceso por IP:

  • Configura la lista blanca de direcciones IP para restringir el acceso remoto solo a las direcciones IP confiables.

  • Accede a la sección de seguridad de la interfaz web y añade las direcciones IP permitidas.

Integración con servicios en la nube

Integrar tu NAS con servicios en la nube puede ofrecer una solución híbrida que combina el almacenamiento local con la flexibilidad y la accesibilidad de la nube. Se puede llevar a cabo fácilmente:

1. Configurar sincronización en la nube:

Muchos fabricantes de NAS ofrecen aplicaciones que permiten sincronizar tu NAS con servicios de almacenamiento en la nube como Google Drive, Dropbox, OneDrive, entre otros. Accede a la sección de aplicaciones o paquetes en la interfaz web del NAS y busca la aplicación de sincronización en la nube.

2. Instalar y configurar la aplicación:

  • Instala la aplicación de sincronización en la nube y sigue las instrucciones para vincular tu cuenta de servicio en la nube.

  • Configura las carpetas que deseas sincronizar entre el NAS y la nube. Puedes seleccionar sincronización bidireccional (ambos sentidos) o unidireccional (solo subir o bajar).

3. Programar sincronización:

Configura horarios específicos para la sincronización automática, asegurando que tus datos estén siempre actualizados tanto en el NAS como en la nube. Algunas aplicaciones también permiten la sincronización en tiempo real, lo que puede ser útil para datos críticos que necesitan estar siempre al día.

4. Configurar copias de seguridad en la nube:

  • Utiliza servicios de copia de seguridad en la nube para crear copias de seguridad adicionales de tus datos importantes.

  • Configura la aplicación de copia de seguridad en la nube para seleccionar las carpetas y archivos que deseas respaldar, y programa copias de seguridad regulares.

5. Aprovechar aplicaciones móviles y de escritorio:

  • Instala aplicaciones móviles y de escritorio proporcionadas por el fabricante del NAS para acceder y gestionar tus archivos desde cualquier dispositivo.

  • Configura estas aplicaciones para tener acceso remoto a los datos almacenados en el NAS y sincronizados con la nube.

Conclusiones

Configurar un servidor NAS puede parecer una tarea compleja al principio, pero siguiendo estos pasos detallados, podrás establecer un sistema de almacenamiento eficiente, seguro y accesible desde cualquier lugar.

La elección del hardware adecuado, la correcta configuración de la red y la implementación de medidas de seguridad fiables son fundamentales para aprovechar al máximo las ventajas de un NAS.

Ya sea para uso personal o empresarial, un servidor NAS bien configurado puede proporcionar una solución de almacenamiento centralizada, accesible y segura, facilitando la gestión y protección de tus datos importantes.

Con la configuración adecuada y el mantenimiento regular, tu servidor NAS se convertirá en una herramienta invaluable para tus necesidades de almacenamiento.

Artículos relacionados

Descubre cómo la inteligencia artificial está revolucionando Adobe Photoshop en este pequeño tutorial. ¡Incluye vídeos de cada funcionalidad!

Minitutorial con vídeos para usar la IA de Photoshop

08/07/2024

Descubre cómo la inteligencia artificial está revolucionando Adobe Photoshop.

Scratch es un entorno de programación visual desarrollado por el MIT Media Lab con el que crear videojuegos sencillos.

¡Aprende a hacer un videojuego en Scratch con este tutorial!

24/05/2024

No cabe duda que aprender a programar es una habilidad cada vez más valiosa. Y una de las formas más accesibles y divertidas de introducirse en este mundo es a través de Scratch.

Si te interesa aprender cómo crear un bot en Discord, estás en el lugar correcto. ¡Aprende paso a paso con esta guía!

¿Cómo programar un bot de Discord en Python?

21/05/2024

En los últimos años, Discord se ha convertido en una de las plataformas de comunicación más populares, especialmente en el mundo de los videojuegos y comunidades online.