La movilidad inteligente es hacer que la gente se mueva de manera más respetuosa con el medio ambiente. Esta trae innegables beneficios. ¡Descúbrelos!

¿Cómo va la movilidad inteligente a transformar las ciudades y nuestro estilo de vida?

pablo.blanco
14/11/2023

La movilidad inteligente es hacer que la gente se mueva de manera más fácil, segura y respetuosa con el medio ambiente. Esto no consiste más que en repensar y concienciarnos sobre la forma en la que nos desplazamos por el entorno, especialmente en materia medioambiental. 

Así pues, el concepto de movilidad inteligente surge debido al embotellamiento de vehículos que se observa en muchas ciudades, que provoca una pérdida de recursos económicos por parte de las empresas privadas y del Estado, afecta a la calidad de vida de los ciudadanos y perjudica al medioambiente en forma de contaminación.

Así pues, en la movilidad inteligente se buscan otras alternativas para desplazarse de manera sostenible y segura. Esta busca innovar con medios de transporte alternativos como la bicicleta y el patinete e investigando combustibles ecológicos. También fomenta la instalación de una red pública de transportes eficiente. Una innovación destacable es el alquiler de vehículos compartidos.

Ciudades inteligentes o smart cities

Para fortalecer el desarrollo económico y la calidad de vida en las ciudades, es esencial implementar patrones de movilidad eficientes y sostenibles. Las ciudades no solo deben limitar su impacto en el medio ambiente, sino también garantizar una alta calidad de vida para atraer actividad social y económica.

Ante este desafío, surge el concepto de smart city o ciudad inteligente, una solución que utiliza tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para crear entornos urbanos más eficientes y sostenibles. Las smart cities buscan la cooperación entre diferentes actores y aprovechan avances tecnológicos para abordar problemas como la movilidad urbana.

Definida de otra forma, una smart city, o ciudad inteligente, es una urbe que utiliza tecnologías avanzadas y soluciones innovadoras para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, optimizar el funcionamiento de sus servicios y recursos, y promover el desarrollo sostenible.

Relación de las ciudades inteligentes con la movilidad inteligente

Dentro del desarrollo de ciudades inteligentes, se le da un papel protagonista a la movilidad inteligente, ya que ambas fomentan el desarrollo sostenible y una mejora de calidad de vida para la sociedad. 

Así pues, las ciudades inteligentes comprenden una implementación de la tecnología para favorecer otro tipo de movilidad. Por ejemplo, para evitar atascos se pueden idear semáforos sincronizados, rutas de transporte público optimizadas y señalización inteligente.

Algo que ya puede entreverse en muchas ciudades es la multiplicidad de medios de transporte, rasgo característico de una ciudad inteligente: buses, metros, monopatines, bicicletas, más espacios peatonalizados, etc.

Con el objetivo de reducir la contaminación, en las ciudades inteligentes se promueve el uso de vehículos eléctricos y que empleen combustibles menos accesibles económicamente para la población y menos contaminantes.

Retos de la movilidad inteligente

Los principales retos ante los que la movilidad inteligente debe dar respuesta de aquí al futuro son:

Movilidad sostenible

La transformación hacia un modelo de movilidad sostenible es crucial, requiriendo un enfoque combinado de transporte público y privado eficiente en términos energéticos y espaciales. Además, fomentar medios de transporte no motorizados contribuye a la sostenibilidad y reducción de congestión.

Accesibilidad inclusiva

Una red de movilidad debe ser accesible para todos, independientemente de su situación. Esto implica diseñar sistemas de transporte que sean asequibles y adecuados para personas con diferentes capacidades, sexos, edades y antecedentes culturales, evitando la polarización y asegurando la igualdad de acceso.

Enfoque multimodal

La diversidad de densidades y estructuras en distintas áreas urbanas exige un enfoque multimodal, donde los sistemas de movilidad pública y logística funcionen en red. Los ciudadanos y las empresas deben tener la flexibilidad de cambiar entre modos de transporte de manera eficiente.

Promoción de movilidad no motorizada 

La movilidad no motorizada, en particular la que no depende de vehículos privados, debe promoverse. Por aclarar, la movilidad no motorizada se refiere a la forma de desplazarse sin motores, es decir, a pie, a bicicleta o a patinete, en exclusión de un coche, un avión, un tren o un camión. 

Esto contrasta con la necesidad de hacer menos atractivo económicamente el uso de vehículos privados, incentivando un cambio hacia alternativas más sostenibles.

Reducción de tráfico

Los atascos de tráfico afectan la salud, el medio ambiente y la economía urbana. Consumiendo recursos y reduciendo la calidad de vida, los embotellamientos requieren soluciones eficaces para mantener las ciudades en movimiento.

Mitigación de emisiones

Las emisiones de CO₂ y otros contaminantes generados por la movilidad motorizada son amenazas importantes. Reducir la dependencia de combustibles fósiles es esencial para disminuir la contaminación y mejorar el entorno, aunque se debe considerar también la influencia de otras fuentes, como el frenado y las partículas generadas por sistemas de energía renovable.

¿Cómo sería una ciudad con movilidad inteligente?

En un escenario ideal de una ciudad inteligente, la movilidad inteligente se configuraría como un sistema cohesivo y eficaz, donde la comodidad de los residentes, la sostenibilidad medioambiental y la eficiencia de los recursos convergen. 

En este entorno, la interconexión entre distintos medios de transporte mediante el Internet de las Cosas sería clave, formando un entramado de opciones que se complementan entre sí.

La información en tiempo real sería un pilar fundamental al alcance de todos los ciudadanos a través de aplicaciones móviles y pantallas informativas distribuidas por toda la ciudad. Las plataformas tecnológicas diseñadas por las empresas y las instituciones públicas ofrecerían detalles actualizados sobre horarios, rutas y disponibilidad de diferentes modos de transporte.

En este ecosistema, los vehículos autónomos serían una realidad, circulando de manera segura y eficiente, lo que reduciría accidentes y optimizaría el uso del espacio vial. A su vez, la adopción de vehículos eléctricos sería generalizada, respaldada por una infraestructura de carga que se encontraría repartida por toda la ciudad y alimentada por energías renovables. En definitiva, y como ya hemos esbozado al principio del artículo, uno de los objetivos de las ciudades inteligentes sería crear un sistema de movilidad sostenible, eficiente y accesible que mejore la calidad de vida y el bienestar de los habitantes.

Artículos relacionados

El coche eléctrico es un avance mayúsculo en movilidad verde. En esta entrada estudiamos sus ventajas y desventajas.
pablo.blanco

Ventajas y desventajas de los coches eléctricos

24/05/2024

Los coches eléctricos se han presentado como un engranaje clave de todo el entramado que constituye la actual transición ecológica, impulsada por numerosas instituci

Esta es la integración de diferentes tecnologías en un mismo sistema tecnológico. ¡Te contamos su evolución!
pablo.blanco

La convergencia tecnológica: desde los teléfonos "ladrillo" hasta el smartphone compacto

13/05/2024

La convergencia digital o tecnológica es un fenómeno contemporáneo que hemos podido observar a medida que han ido evolucionando las tecnologías.

Suno AI es un generador de música a partir de texto que puede crear canciones increíbles. ¡Te enseñamos a utilizarlo!
pablo.blanco

¡Aprende a crear canciones en un clic con Suno AI!

07/05/2024

Desde 2022 la inteligencia artificial generativa ha evolucionado a una velocidad vertiginosa con avances que todavía nos cuesta procesar.